El arte en la tecnología

Todo es arte en esta vida y bajo esa premisa, cualquier cosa que hagamos es arte, incluso si lo que hacemos es trabajar con la tecnología. El hecho de que una persona, a través de la tecnología, pueda crear cosas que sean increíbles y que den soluciones a problemas y necesidades del ser humano, no puede ser llama de otra manera sino arte.

De hecho, a nivel estético, que es como mejor entendemos el arte, existe una gran representación en muchos de los productos de la tecnología. Si detallamos la construcción de un teléfono celular o de una cerradura, vemos que la estoica no está peleada con la funcionalidad, más bien encontramos armonía en ambas cosas.

En el caso de la cerrajería, podemos ver como se crean verdaderas obras de arte que los serrallers les corts están muy orgullosos de ofrecer y que nosotros estamos dispuestos a exhibir. Ya no solo hablo de esas cerraduras nuevas que instalan los serrallers el clot sino más bien de algunas llaves de seguridad que están talladas de formas extrañas, semejando cualquier escultura comida.

No solo se trata de cerraduras y de móviles, todos los elementos asociados a la tecnología se esmeran por ser atractivos a la vista, eso es lo que se logra con la estética; algunos, incluso llegan sorprender. Un ejemplo más de como el arte queda reflejado en la tecnología son los televisores de nueva generación. Estos televisores cada día se hacen más delgados, algunos de ellos incluso se hacen curvos, se estilizan, se hacen más atractivos a la vista, la gente deja de verlos como un aparato y los comienza a ver como verdaderas obras de arte.

De hecho, en algún momento, alguna marca de acondicionadores de aire sacó una línea que buscaba mejorar con la estética de estos aparatos colocándole unas consolas con colores y  texturas que combinaran con la habitación.

No es necesario, y creo que eso ya nos ha quedado claro, que la tecnología este separada dl arte, de la belleza y de la estética, aunque si es verdad que algunos logran mejor la premisa de lo estético que otros. Por ejemplo, hay marcas que se esmeran más en alcanzar un producto más atractivo, mientras que otros hacen lo mínimo para que se vean bien.

Algo que no se ha considerado es que quien compra le da valor a todo y que se destila, si o si, por quien le ofrezca un producto lo más integral posible, es por eso que vemos que mientras más atractivo sea el producto, más llama la atención de quien lo compra.