El camafeo italiano, obra maestra en miniatura

Si hemos venido a Torre del Greco, en el golfo de Nápoles, para observar cómo se trabaja una artesanía típica de esta región italiana. Nos referimos a su tradicional camafeo, que se talla en conchas marinas.

El camafeo es una gema, piedra dura o concha que se talla en relieve. El ágata, el ónice, la sardónice y ciertos tipos de conchas son los materiales que mejor se prestan para ese arte, dadas las distintas tonalidades de sus capas.

Que permiten obtener agradables contrastes. Se dice que la técnica empleada es la misma que la de los relieves escultóricos, solo que en miniatura. Hay distintos tipos de arte como el que realizan los cerrajeros Sarria expertos.

Rica historia

En la antigüedad, los camafeos gozaban de gran aceptación entre el público; prueba de ello son los muchos ejemplares que se conservan de las culturas persa y grecorromana, labrados en piedras duras y piedras preciosas.

 Los tallados en conchas marinas son de época más reciente. En Francia, Alemania y Flandes se trabajó el nácar durante los siglos XIV y XV, período en el que los objetos de dicho material tenían gran prestigio en las opulentas y refinadas cortes francesas.

Los viajes de descubrimiento realizados durante aquellos años propiciaron asimismo la entrada en Europa de materias primas exóticas: caparazones gigantes de tortuga, colmillos de narval, jade, ámbar y extrañas conchas marinas.

Tales artículos suscitaron el interés por la historia natural y estimularon la imaginación de hábiles artesanos, joyeros y grabadores. Todo parece indicar que fue en el siglo XVI cuando se vio que las conchas de los cásidos y de los cipreidos eran particularmente adecuadas para tallar camafeos.

En el siglo XVIII, durante el llamado período neoclásico, se reavivó el interés por las artes antiguas, lo que condujo al florecimiento de las tallas de conchas, pese al menosprecio de quienes las consideraban burdas imitaciones.

Ya que se empleaba un material inferior a las piedras preciosas. Los centros artesanales de camafeos fueron desapareciendo a partir de entonces, hasta quedar solo en dos ciudades: Idar-Oberstein (Alemania), especializada en la talla mecánica.

Ahora que conocemos parte de la historia, veamos cómo se hace un camafeo de concha hoy día.

En el taller

El taller que vamos a visitar se encuentra en una calle angosta del centro de Torre del Greco. Sobre el banco de trabajo hay muchas herramientas, lo mismo que camafeos en diferentes etapas de producción.

Las conchas empleadas provienen de las Bahamas, el Caribe y las costas de África oriental. Cada variedad aporta tonalidades distintas al producto final. Cuanto mayor sea el contraste, más codiciado será el camafeo.

El tallista primero corta la parte de la concha que va a trabajar valiéndose de una sierra circular enfriada con agua. A continuación traza sobre su cara interior el contorno de las piezas que sacará, sean circulares u ovaladas, y las corta en forma de polígonos.

Por lo general salen dos camafeos pequeños y uno grande de las conchas normales, y es necesario tener el ojo bien educado para descubrir el potencial de cada una de ellas, es decir, cómo deben cortarse.